La economía Española crece de nuevo

Compartir Diana Morales | Feb 17 2011

La economía española volvió a crecer en el último trimestre del 2010, registrando una cifra positiva por primera vez en dos años. Aunque no es abultado, el índice de crecimiento del cuarto trimestre del 0,2% se ve como un signo positivo que podría anunciar el comienzo de la mejora económica.

Siendo uno de los países que mas ha sufrido la crisis financiera, el camino de España hacia la mejora no estará libre de obstáculos, pero se espera que se haya tocado fondo y se encamine a la mejora. Al ser uno de los últimos países industrializados que mas tiempo tardó en “arrancar”, el país soportó casi dos años de contracción económica, aunque el crecimiento del 0.1% del 2010 es un dato que nos obliga a alejarnos del pesimismo, y se espera que sea el inicio de una tendencia de crecimiento futuro.

Una recuperación dirigida por la exportación
Como en casi todo país desarrollado, fueron las exportaciones las que han liderado la mejora, al igual que los servicios con base tecnológica y, en particular la industria. Así, se ha compensando la caída general del consumo y flujo de inversión. Estas, junto a un bullente sector de la construcción, habían sido los cimientos de una expansión económica que duró una década y que hicieron de España unos de los países Europeos más dinámicos de los últimos 20 años.

A pesar de que el incremento del consumo durante las Navidades ayudó a darle un empujón al crecimiento al final del 2010, está claro que la economía española no podrá depender de los recursos antes mencionados para recuperarse. Para ello, se hará más dependiente del desarrollo y exportación de tecnología y de productos basados en el conocimiento y de su ‘know how’ de cara a los mercados emergentes.

Obstáculos que superar
Cualquier enumeración de las debilidades económicas de España -y, por lo tanto, de los desafíos que debe superar- deberá incluir la carga de una deuda alta, los sectores de la construcción y financieros debilitados y las leyes que regulan el mercado laboral que hacen que sea difícil que el país sea competitivo y rentable. Durante muchos años la economía española estuvo dirigida por la inversión en sus estructuras internas y por el crecimiento industrial y de consumo que derivó de ella,  pero más y más el país deberá ahora concentrar sus energías en la exportación para seguir prosperando.

Serios recortes en el gasto público dañarán la economía a corto plazo -tal y como ocurre en otros sitios del mundo desarrollado- pero harán falta junto con reformas de la legislación que regula los mercados laborales y financieros para restablecer las condiciones adecuadas para un crecimiento a largo plazo. Estas medidas no tardarán mucho en mostrar una mejora en el flujo de inversiones, una recuperación del mercado inmobiliario y un aumento del consumo aunque su contribución al PIB español se vea limitada.

Puntos Fuertes
A pesar de no tener las credenciales de exportación de un país como Alemania, España es un miembro hecho y derecho de las economías punteras del mundo. Mucho se ha comentado en años recientes sobre el surgimiento de economías como las de China, India y Brasil, aunque debemos recordar que mientras que sus «rankings» suben rapidamente, sus niveles de PIB per cápita se encuentran muy por detrás de países como España.

Esto significa que España debe desarrollar y fortalecer sus recientes éxitos en sectores de crecimiento como la energía eólica, nichos de ingeniería especializada, materiales de construcción de alta tecnología y marcas de lujo para poder hacerse un lugar en los nuevos mercados. El liderazgo de las compañías “blue-chip”( empresas estables con altos niveles de liquidez) en América Latina le dan fuerza en una región donde tiene una ventaja comercial natural. Más aún, como Brasil no es el único país en crecimiento de Latinoamérica, este es uno de los futuros mercados de crecimiento más importantes del mundo.

La inversión española en estos países ha asegurado una presencia, a la que solo le hace la competencia América del Norte, así que si ejerce una disciplina presupuestaria, liberaliza el mercado laboral y anima a los bancos a empezar a dar préstamos de nuevo, el gobierno español establecerá las condiciones para una mejora a corto plazo. Una visión hacia el exterior, acompañada de inversiones en educación e investigación y desarrollo tecnológico son requisitos básicos para un crecimiento a largo plazo.

Michel Cruz, para DM Properties
Fuentes: BBC Business Desk, The Economist Intelligence Unit, The World Bank


  • Compartir artículo