Sierra Nevada: como los Alpes, pero con vistas de Africa

Compartir Diana Morales | Ago 8 2011

El sur de España es conocido por su cultura exótica y apasionada; la Costa del Sol por el privilegio de tener el mejor clima de Europa, y Marbella por su fabuloso estilo de vida. Como resultado, la región se ha convertido en uno de los destinos mas populares entre los amantes del golf, la playa y la cultura, y muchos desconocen que se encuentran a poco mas de dos horas de uno de los mejores sitios de esquí a este lado de los Alpes.

Mientras uno/a se encuentra tumbado/a al lado de la piscina o almorzando bajo palmeras, su primer pensamiento no sería el de pistas nevadas o estaciones de esquí, pero la realidad es que después de un soleado desayuno en la costa, podría encontrarse esquiando en Sierra Nevada durante la tarde. Aunque pensemos que la nieve normalmente se encuentra más al Norte, la altitud de Sierra Nevada permite esquiar durante 5 meses al año.

Sierra NevadaUna serie de cordilleras
Algunos de los conocidos destinos turísticos como Marbella, Sotogrande y Nerja, ocupan la planicie costera que se encuentra entre el Mediterráneo y los Alpes. Es justamente está ubicación geográfica lo que le brinda a Marbella y a muchas otras de las zonas costeras, un clima tan agradable. Yendo hacia el interior, las sucesivas cordilleras aumentan en altitud a medida que van marcando el ascenso desde la planicie costera hasta la famosa Meseta Española o altiplano.

Con un clima más seco y mucho más duras de carácter que la costa, las llanuras interiores de España se cuecen con el calor de verano y quedan expuestas al frío del invierno. Situados entre costa y llanuras, idílicos valles y desfiladeros se abren paso entre la masa montañosa que combina frondosos prados con picos irregulares y crestas. Es dentro de este entorno natural que Sierra Nevada destaca por encima de todo, alcanzando alturas de 3,500 metros.

Es la más imponente de las cadenas montañosas de Andalucía, y su ladera norte se convierte en el famoso telón de fondo de la ciudad de Granada y el palacio de la Alhambra. Más al sur, desde la Sierra Nevada, se pueden admirar preciosas laderas que desembocan en el mar Mediterráneo. En un día claro es posible avistar tanto sitios en las playas costeras como también el estrecho de Gibraltar y la costa norte de África. La idea de poder estar esquiando por la mañana y poder estar en la playa por la tarde es singular pero perfectamente compatible con los habitantes de la Costa del Sol.

Esquí
Al ser uno de los mejores destinos deportivos de España, la estación de Sierra Nevada atrae a visitantes de todo el país, y también del extranjero, pero también es una fabulosa atracción de invierno para los que viven en la costa. El tener estas instalaciones a poco más de dos horas hace que sea un refugio ideal de fin de semana que muchos residentes locales disfrutan. Desde mediados de Noviembre hasta principios de Abril, familias enteras recorren las muy bien mantenidas carreteras que llevan a este destino turístico de invierno que recuerda más a aquellos de los Alpes que a los de franja sur de Europa.

En efecto, la zona consta de 61 kilómetros de pistas de esquí, con 45 rutas dentro de pista y 6 rutas fuera de pista – y consta de cabinas y remontes. Popular también entre los que hacen ‘snowboard’, las instalaciones son de alto nivel e incluyen escuelas de esquí y de snowboard para alumnos con variedad de idiomas, alquiler de equipos y hasta guarderías. Los hoteles, cafeterías y tiendas que se han instalado alrededor de la estación dan servicio a un público diverso que abarca desde deportistas serios a grupo familiares y visitantes que buscan comodidad y lujo.

Sierra Nevada

Estos últimos se divertirán con el esquí nocturno y el descenso casi vertical que ofrece la pista de El Río, mientras que para aquellos que buscan disfrutar de la parte social hay un ambiente ‘aprés-ski’ que toma su forma de la tradición Alpina- con toques indiscutiblemente Españoles.

Una zona popular entre amantes de la naturaleza durante el verano, la Sierra Nevada es un nido de actividades invernales durante la estación mas fría del año. Muchas de estas actividades se concentran en Pradollano, el pueblo de la estación de esquí, que ofrece una encantadora mezcla de arquitectura Española y Alpina. Un gran parking subterráneo asegura que los vehículos estén aparcados fuera de vista.

Comodidad y ambiente
En vez de coches, las calles se llenan de gente que va y viene de las pistas de esquí, de las terrazas y de las cafeterías y tiendas. Bares y restaurantes combinan un encanto invernal con calor Español, mientras que muchos de los hoteles ofrecen piscinas interiores y spas. Cuando los buenos ciudadanos de Suiza y Austria se retiran a descansar, los Españoles mantienen el ambiente vivo hasta altas horas de la madrugada, así que estén preparados para disfrutar de un ambiente alegre. Sin embargo, aquellos que buscan relajarse, podrán disfrutar de un Jacuzzi desde el cual se disfrutan de unas vistas fabulosas de las montañas y el Mediterráneo – algo que pocas estaciones de esquí pueden ofrecer.


  • Compartir artículo