Pádel: el deporte que nació en Marbella

Compartir Diana Morales | Ago 10 2011

Existe cierta controversia sobre los verdaderos orígenes del pádel. Algunos dicen que fue Enrique Corcuera quien lo inventó en Acapulco, Méjico. Otros dicen que nació en Marbella, de la mano del mismísimo Alfonso von Hohenlohe. De una forma u otra, no cabe la menor duda que la Costa del Sol se ha tomado este deporte muy en serio.

En Marbella se juega al pádel desde hace más de cuatro décadas, pero ha sido en los últimos 15 años cuando este deporte ha proliferado en toda la zona, extendiéndose también al resto de España. Inicialmente muchos de los entrenadores y jugadores profesionales venían de Argentina, donde el pádel ya se había convertido en un deporte de masas allá por los años 80, pero en la actualidad hay tantos jugadores españoles de altísimo nivel que son ellos los que lideran el juego.

padel

¿Qué es el pádel?
La forma más fácil de describir el pádel es decir que es una combinación de tenis y squash. De ritmo rápido, se juega con la pelota tal y como se hace en el squash, pero adoptando la red y tipo de pelota del tenis, que esencialmente son las mismas. Así que, tomamos una pista con suelo de goma algo más pequeña que una pista de tenis normal, con malla metálica en los laterales y paredes de metacrilato, cerradas en los fondos en forma de U, con una red y líneas de servicio como las utilizadas en tenis, sistema de puntuación de tenis y pelotas prácticamente igual que en el tenis, pero ligeramente más pequeñas.

También se necesita una raqueta (o pala) de pádel – una pala de material sólido, perforada por un número de agujeros y sin cuerdas. Debido a la velocidad del juego, se suele jugar en dobles, pero una de las grandes ventajas es que es un deporte en el que se puede alcanzar un buen nivel con rapidez y permite jugar y mejorar a la vez que uno se divierte. Es quizá eso, junto con el aspecto social de este deporte, lo que le han hecho ganar tantos adeptos y hoy en día hay multitud de clubs repartidos por toda la costa con muy buenas instalaciones.

Muchos de los clubs de tenis han incorporado pistas de pádel, aunque también los hay que se han construido única y exclusivamente para la práctica de este deporte. Casi todos incorporan servicios de cafetería, bar, zonas de descanso, piscinas y spas. Hay muchos aficionados y jugadores españoles, muchos de ellos profesionales liberales, pero el pádel también ha pasado a formar parte de la vida de muchos residentes extranjeros que a su vez lo exportan a sus países de origen – por eso en la última década ha surgido un verdadero boom de este deporte en toda Europa, con la creación de instalaciones y federaciones en países como Suecia, Suiza, Alemania, Holanda, Francia, Portugal e Inglaterra.

A nivel profesional, el Pádel Pro Tour (PPT) iniciado en 2005 es la competición más importante y cada vez cuenta con más jugadores – tanto hombres como mujeres – en un deporte que sigue estando dominado por españoles y argentinos. El auge del pádel en toda Europa y en sitios como Australia sin duda contribuirá a equilibrar el panorama de juego en los próximos años pero mientras tanto Marbella puede llamarse merecidamente la capital europea de uno de los deportes más amenos y divertidos.

http://www.padelfip.org/


  • Compartir artículo