Villa con jardín en La Mairena Marbella

La Mairena: un ambiente especial en Marbella

Compartir Diana Morales | Ene 25 2012

Ubicada a lo largo de la cordillera que domina la franja costera al este de Marbella, La Mairena representa una filosofía de vida que se diferencia del resto de zonas residenciales de la ciudad. Fue, de hecho, una de las primeras promociones que buscaron combinar la elegancia y las instalaciones de Marbella con un entorno de naturaleza, tranquilidad y vistas impresionantes.

Villa con jardín en La Mairena Marbella

Cuando el promotor Gabriel Massoud llegó a Marbella hace 30 años, la ciudad todavía era un pueblo de pescadores frecuentado por la jet set internacional. Rápidamente se dio cuenta de que las cosas no permanecerían así durante mucho tiempo, y que la demanda de tierras, de bienes y de instalaciones recreativas en los alrededores de Marbella la convertirían de manera gradual en la bulliciosa ciudad que es hoy. Gabriel pronosticó que la gente querría vivir en un entorno natural, tranquilo, lejos de las multitudes pero cerca de los equipamientos y servicios de Marbella.

Con esa idea, compró doscientas hectáreas de ladera cubierta de alcornoques y pinos a solo unos kilómetros de Marbella. Otros han tenido iniciativas similares, pero la mayoría de esas áreas son demasiado lejanas o han sido absorbidas por las zonas urbanas, convirtiendo a La Mairena en uno de los pocos rincones que ofrecen el confort y los servicios de una exclusiva zona residencial cercana a la ciudad, en pleno entorno natural y con la tranquilidad que éste ofrece. Si a esto le añadimos las magníficas vistas que desde la suave pendiente alcanzan Marbella y el mar, las montañas del interior y la panorámica que cubre desde el New Golf Valley hasta las luces nocturnas de Fuengirola, se encontrará con un ambiente más que agradable.

Es en este contexto en el que La Mairena se desarrolló como una zona residencial de villas y de pequeños bloques de apartamentos que ofrecían a sus residentes propiedades de estilo andaluz y mediterráneo, y de atractivos diseños que aprovechaban al máximo la belleza natural del entorno. Los árboles son un elemento imprescindible, ya que mantienen la zona fresca durante el verano, proporcionan esa característica fragancia a cítricos y a pinos, y dulcifican visualmente las construcciones. A pesar de que se esconda en las estribaciones de la Sierra Alpujata, a 300 metros de altitud, se encuentra a solo cinco minutos de la salida de Elviria a la carretera costera CN-340 que recorre toda la Costa del Sol. Desde La Mairena, un amplio camino serpentea suavemente a campo abierto hasta el pinar de la zona residencial de Elviria, con sus escuelas españolas e internacionales, sus tiendas, restaurantes, cafés, bancos y servicios profesionales.

Las mejores playas de Marbella, con sus chiringuitos de playa, se encuentran a diez minutos de La Mairena, y el centro de la ciudad a otros cinco. En esta zona también conviven clubes de playa de moda como el Nikki Beach, así como una selección de hoteles de cinco estrellas y campos de golf, aunque ya cuente con su propio club de tenis, con una escuela privada y con un pequeño centro comercial, que permiten que los residentes no tengan que abandonar la paz y la comodidad de la propia Mairena.


  • Compartir artículo