Ronda

Compartir Diana Morales | Ene 27 2012

La primera localidad rural de tamaño relevante que se encontrará al adentrarse al interior desde Marbella es Ronda. Esta elegante ciudad histórica es sinónimo de una estilosa vida en el campo. Una larga y agitada historia ha legado a la ciudad edificios árabes, renacentistas y barrocos, y la fascinación crece a medida que se descubren las capas que componen la ciudad.

Ronda se alza de manera dramática sobre un elevamiento rocoso que permite que el visitante disfrute de unas magníficas vistas hacia el exuberante paisaje, cubierto de pastos y estratos montañosos que se extienden hasta donde el sol se oculta en el horizonte. Esta ventana abierta al paisaje panorámico que rodea a la ciudad es lo que garantiza que esta floreciente ciudad de 50.000 habitantes nunca se olvide de sus raíces rurales.

Para aquellos que deseen vivir en la verdadera Andalucía, rodeados de naturaleza y del auténtico pulso de la vida española, Ronda ofrece un maravilloso acuerdo entre estilo, cultura y sofisticación. Las playas y las modernas amenidades de la Costa del Sol se encuentran a menos de una hora de distancia, pero aún así, aquellos que eligen vivir en Ronda lo hacen a voluntad, para disfrutar de los placeres de un ambiente más tradicional y pacífico.

A pesar de que Ronda ofrece espacios con encanto, propiedades en venta y casas para restaurar, la mayoría de las personas que eligen esta región prefieren las propiedades de las aldeas y las zonas agrícolas que rodean la ciudad. El escenario puede variar: se pueden elegir los verdes valles agrícolas cercanos a Ronda o los pastos y los tradicionales pueblos blancos andaluces que se extienden más allá. Aún así, la ciudad sigue siendo un núcleo común a todos ellos.

Es decir, puede disfrutar de una vida en las afueras de un pueblo pintoresco u optar por una villa de lujo en el campo, mientras mantiene las tiendas, los restaurantes y los pintorescos barrios rondeños a su alcance. Algunas de las casas más populares son pequeñas viviendas rústicas o grandes casas rurales con vastas extensiones de terreno privado, muchas de las cuales se prestan a proyectos de rehabilitación.

Además de la vida de los paisajes naturales, del aire libre y de la paz y la privacidad que ofrece el entorno, muchos han establecido casas rurales con encanto y hoteles boutique y han usado el terrero para disfrutar de otros intereses como montar a caballo o conducir quads. Un buen número de las casas de campo contienen establos, fuentes privadas y elementos arquitectónicos clásicos de las zonas rurales, además de las comodidades que cabe esperar de una ciudad como Ronda.

Con sus reservas naturales, sus viñedos y su gran historia, es comprensible que esta región sea tan popular entre aquellos que desean encontrar una vida bajo el sol que les permita disfrutar de la naturaleza y de un estilo de vida auténticamente español. Vivir en Ronda y en sus alrededores tiene la ventaja añadida de estar en un área sorprendentemente sofisticada que se encuentra cerca de la costa y de sus instalaciones. En otras palabras: Ronda es una atractiva mezcla de ingredientes.


  • Compartir artículo