Ojén, Málaga

Ojén: la puerta hacia el interior

Compartir Diana Morales | Mar 2 2012

A pesar de que se encuentre solo a 5 minutos de Marbella, Ojén puede describirse perfectamente como la puerta de entrada al interior. Ojén se asoma a las impresionantes vistas del mar, así como a zonas de Marbella entre dos colinas y, pese a su proximidad a la costa, es el primer pueblo de montaña con el que se encontrará y en el que dará, por lo tanto, con el auténtico sabor de la campiña andaluza.

Ojén, Málaga

En muchos sentidos, es un escenario perfecto: se encuentra cerca del mar y de todo lo que una ciudad como Marbella puede ofrecer, y además cuenta con todo un paisaje rural a su alrededor. Con una población de menos de 3000 habitantes, Ojén cuelga de una suave ladera cubierta de matorrales mediterráneos y alcornoques. En sus aledaños se hallan las colinas que marcan el inicio de la poderosa Serranía de Ronda, la hermosa región de montaña que se extiende hacia el norte a lo largo de la Costa del Sol.

Así, Ojén es la entrada a una región que continúa 80 kilómetros hacia la llanura interior de Andalucía, entre un encantador paisaje de altas montañas, verdes valles y cascadas. Desde su ubicación a 200 metros de altura, el pueblo mira al valle del Río Real, donde el Río Almadán desaparece en su curso hacia el mar.

Se trata de una zona rural cuyas tradiciones se remontan no solo a la invasión morisca, sino a los tiempos prerromanos. Los primeros colonos se sintieron atraídos por los minerales extraídos de las vecinas Sierra Blanca y Sierra Alpujata, y, de hecho, durante el siglo XIX fue una importante fuente de mineral de hierro con Marbella como vía de transporte. Poco ha sobrevivido hasta hoy, cuando Ojén se centra en el turismo y en las pequeñas empresas, y se considera una ciudad dormitorio de Marbella.

Y es que Ojén es un lugar ideal para vivir para aquellos que quieran disfrutar de las instalaciones y de la vida comercial y social de Marbella, pero que desean vivir en un ambiente verdaderamente andaluz. Las compactas casas blancas aún evocan la atmósfera de una durmiente ciudad rural, con sus parcelas de terreno circundantes y los rebaños de cabras que ofrecen una estampa bucólica.

Al pasear por la ciudad o por los senderos del valle, uno no podría imaginar que a pocos minutos se pueda encontrar con el principal centro comercial de Marbella: La Cañada. Pero una caminata al albergue de caza Refugio del Juanar lo deja claro. Ubicado en plena zona boscosa, esta popular ruta enseguida comienza el ascenso, trazando un camino que bordea las montañas que corren paralelas a la costa y miran a Marbella. A lo largo del sendero se encuentran varios miradores que permiten divisar la línea que traza la costa hasta Gibraltar. En un día despejado, incluso se puede ver el enclave español de Ceuta, al norte de África.

Los que deciden vivir aquí, tienen la opción de elegir entre la ciudad y el campo, y entre apartamentos de nueva construcción y pintorescas casas a reformar. Los nuevos apartamentos continúan con la tradición del yeso blanco, pero no renuncian a las nuevas comodidades, aunque éstas no se puedan tildar de lujosas. Construidas fundamentalmente para las familias locales, a estas viviendas les falta el encanto de las casas tradicionales reformadas. Como última opción, y es la que más gusta a los compradores extranjeros, está la de hacerse con inmuebles todavía por restaurar.

No es una zona conocida por sus villas a causa de las restricciones a la construcción en los entornos rurales. No obstante, Ojén cuenta con las tradicionales fincas españolas, que pueden variar en tamaño y grandeza: desde una casa de campo hasta una villa con establos y terrenos colindantes. A pesar de que algunas casas se hayan construido en lo que equivaldría a grandes parcelas de zonas urbanas, las propiedades más lujosas de Ojén siempre ocupan grandes extensiones de tierra.

No puede ser del gusto de todos, pero si disfruta con el espacio, la privacidad y el aire libre, por no mencionar con un entorno verdaderamente andaluz y con fácil acceso a una ciudad como Marbella, Ojén será para usted difícil de superar.


  • Compartir artículo