El Reino Unido sigue siendo el mayor inversor inmobiliario europeo en Marbella

Con tantos compradores inmobiliarios de origen británico en España quizá las cifras publicadas por la Cámara de Comercio Británica que sitúan al Reino Unido como el mayor inversor europeo en España, no sean ninguna sorpresa. Pero ¿qué pasa con el Brexit? ¿Y con la crisis económica en España?

Las Brisas, villa en el corazón del valle del golf

Con la crisis del 2008 vimos la caída en picado de los precios de la vivienda, cuya recuperación comenzó a partir del 2014. Sin embargo, las cifras hablan por sí solas, gracias en parte al fuerte crecimiento económicos de los últimos años, con un total de 465.000 viviendas vendidas en 2017 que representan un excelente incremento del 15% respecto a 2016.

Además los niveles del stock de inversión en España procedente de Reino Unido se encuentran en cifras récord, superando las previas a la crisis financiera. Específicamente, la Cámara de Comercio Británica en España indica que el Reino Unido representa el 13,1% de inversión extranjera directa en España, con un total de 6.346 billones de euros invertidos en 2016. Estas cifras sitúan al Reino Unido en el segundo puesto como el país que más invierte en España, por detrás de EEUU.

Según un informe del BBVA, en 2019 se prevé un incremento en el precio de la vivienda del 5%. La subida de los alquileres supera ya las dos cifras, con ciudades como Barcelona, Palma y Madrid en precios récord, en parte debido al mayor número de viviendas que se ponen en venta.

Esta tendencia parece que puede seguir apoyando el crecimiento de la economía española. En términos de su repercusión en el mercado laboral, los inversores británicos han generado alrededor del 1% de empleos, creando cerca de 100.000 puestos de trabajo en los últimos cuatro años. ¿Y el Brexit? A pesar de la habituales especulaciones que están en el aire, el último Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión británica en España recientemente publicado, dos años después del referéndum el 82% de las empresas británicas encuestadas no esperan reducir sus inversiones en España.

Sin embargo, actualmente un 11% más de empresas creen que tendrá más impacto en la inversión británica que en 2017, por lo que puede que haya una ralentización a medida que se acerca la fecha establecida pero, como suele ocurrir, un periodo de inercia da paso a una vuelta a la normalidad.



Pia Arrieta
Pia Arrieta


28/12/2018 Noticias y Artí­culos