Cádiz, descubriendo mundos desconocidos

Compartir Pia Arrieta | Sep 4 2019

A pesar de estar a tan solo una hora y media de Marbella, Cádiz es un tesoro histórico, fuente de cultura, arquitectura, y misterio. Esta histórica ciudad fundada por los Fenicios casi 3.000 años atrás, reposa al comienzo de Europa, en el punto en el que se encuentran el Mediterráneo y el Atlántico.

Maravillosa catedral de estilo neoclásico en Cádiz

Maravillosa catedral de estilo neoclásico en Cádiz

Durante siglos esto hizo de Cádiz -o Gades, como fue conocida en su origen- un puerto estratégico y también un punto de partida para todos aquellos valientes que se aventuraban a explorar las aguas desconocidas. La ciudad cobró gran importancia en las épocas del colonialismo, puesto que era el sitio por donde entraban todas las mercancías traídas de los nuevos continentes.

La importancia de Cádiz iba en aumento, y los acaudalados mercantes construían torres para divisar mejor a la distancia el arribo de los barcos de mercancías, y aún hoy permanecen casi intactas muchas de aquellas estructuras, una de las cuales es hoy un museo que cuenta con una panorámica cámara oscura, donde el visitante tiene una vista en perspectiva de la ciudad en movimiento.

Preciosa ciudad a los pies del mar.
Construida sobre un estrecho banco de arena que se extiende hasta el mar mismo, Cádiz es como un gran barco que se adentra en el Atlántico. Al sur y al oeste limita con el océano, al norte se encuentra la Bahía de Cádiz, y al este encontramos un estrecho corredor que lo comunica con el resto de España. Claramente se trata de una ciudad única, que cautiva todos los sentidos, incluso si la historia, cultura y arquitectura no son las prioridades de los visitantes.

Una vez dentro, hay que dejarse llevar, ir de tiendas en el encantador centro histórico, pasear por el renovado mercadillo con su singular encanto, comer toda variedad de pescados en los chiringuitos locales, perderse tapeando en los pintorescos bares de la ciudad, o husmear en la guía para encontrar los restaurantes mas de moda, en los que degustar nuevos sabores servidos en recipientes gaditanos.

El imponente aspecto de la catedral bizantina, y las casas multicolores que decoran la franja costera pueden perfectamente confundirse con el sur de Italia o incluso con Cuba, pero no, seguimos estando en España. El mes ideal para visitar Cádiz es febrero, puesto que poder disfrutar de los carnavales es una experiencia única e inolvidable debido al buen humor de la población local, y al encanto constante que se vive en las calles. Este festival ha sido catalogado como “de interés turístico internacional”.

La ciudad ofrece un sinfín de variedades para pasar una velada amena. Sus hermosas playas, cercanas a los monumentos del centro histórico, su exquisita gastronomía basada principalmente en frutos del mar, o simplemente respirar el cautivante aire Mediterráneo.
No dude en visitar Cádiz, una ciudad ideal para escaparse un par de días de Marbella.


  • Compartir artículo