Preciosa casa familiar en el centro de Marbella

Propiedades en Marbella: Diferencia entre precio de venta inicial y final

Compartir Pia Arrieta | Ene 17 2020

Naturalmente todos sabemos que el precio al que se lista una propiedad es el que figura en la web de una inmobiliaria determinada, y el precio de venta es el precio final en el que se cierra la operación entre las partes, pero es la interrelación entre estas dos cifras la que nos interesa para analizar el mercado inmobiliario en Marbella.

Preciosa casa familiar en el centro de Marbella

Un indicador de la salud del sector inmobiliario

La diferencia entre el precio de salida de una propiedad y el precio de venta de la misma es, por lo tanto, la información a cotejar en una determinada calle, urbanización, ciudad, región o país que nos permitirá estudiar los vaivenes del mercado y, en ultima instancia, describir su estado de salud.

Por ejemplo, si el precio final de venta de una propiedad determinada es considerablemente menor al precio de salida original, es un claro indicador de que la propiedad ha estado en el mercado durante un largo periodo antes de su venta, y de que probablemente haya habido una ardua negociación, en donde el comprador ha tenido “las de ganar”, al lograr un gran descuento. Es clásico ejemplo de un “mercado de compradores”, en el que se manifiesta una demanda débil reflejada posteriormente en una caída de precios y una depresión en el mercado y en la economía.

En caso contrario, si la diferencia entre el precio de salida de una propiedad y el precio de venta es muy pequeña o inexistente, es debido a que el mercado ofrece una demanda de propiedades que supera la oferta, por lo tanto, se acorta el periodo de venta en que una propiedad permanece en el mercado. Esto se conoce como un “mercado apto para vendedores”, en el que incluso a veces, los propietarios suben el precio de sus propiedades como consecuencia de la demanda, algo que no es sinónimo de seriedad, pero ocurre.

La importancia de una precisa valoración de la propiedad

De todos modos, cuando una determinada propiedad sufre una fuerte disminución en su precio en un mercado saludable, se debe simplemente a que el precio de salida original no reflejaba la realidad del mercado. Por ello es muy importante ser precisos a la hora de valorar una propiedad, puesto que una sobrevaloración puede ahuyentar potenciales compradores y ralentizar el proceso de venta.

En muchas ocasiones, los agentes en su afán por listar propiedades, terminan aceptando las valoraciones impuestas por los propietarios, que debido al factor emocional tienden a sobrevalorar sus propiedades. Sin embargo, aquellos intermediarios que atesoran más experiencia, tratarán de utilizar las armas que tienen a su disposición para convencer al vendedor y lograr un precio justo de mercado que no ralentice el periodo de venta de la propiedad. Una valoración precisa ahorra tiempo a las partes durante el proceso de venta.

Cifras comparativas

Es importante resaltar que, de acuerdo con la Asociación Nacional de Inmobiliarias, en Estados Unidos el 35% de las propiedades se venden al precio listado, sin ningún descuento, es decir que los clientes aceptan el precio indicado sin intento de negociación. Tal y como lo subraya Mark Stucklin de Spanish Property Insight en su artículo al respecto, en España esto solo ocurre en un 10% de los casos, lo que indica la mayor solidez del mercado americano en comparación con el español, en donde los propietarios tienden a sobrevalorar sus propiedades y no se valora en su justa medida las tasaciones profesionales.

Dada la situación descrita, en el que los procesos de venta se dilatan innecesariamente, sería una buena idea tratar de desinstalar la cultura de “sobrevalorar” los precios con la expectativa de dejar sitio para negociar, e intentar valorar las propiedades de forma justa y precisa, basados en los movimientos del mercado. A la larga esto beneficiará a todas las partes: compradores, vendedores y al mercado en general ya que podremos contar con cifras reales en una era en la que la información es poder.


  • Compartir artículo