Hong Kong

Signos alentadores de recuperación desde China

Compartir Pia Arrieta | May 26 2020

La crisis del Covid-19 originada en China que ha sacudido al mundo desde marzo, comienza a mostrar signos de recuperación. El gobierno chino ha respondido afortunadamente rápido a la crisis, pero esas mismas autoridades que han tomado decisiones acertadas en cuanto a la respuesta sanitaria a nivel nacional, podrían también ser responsables de no haber informado con su debida anticipación al resto del mundo acerca de los potenciales riesgos del virus.

Hong Kong

Hong Kong

Habiendo dicho eso, y siempre que las estadísticas oficiales publicadas por el gobierno chino sean precisas, lo peor de la crisis ha pasado ya, y la situación actual de China, en donde las medidas de confinamiento son cada vez más leves, es el espejo en el que nos deberíamos mirar el resto de los damnificados. Los signos de recuperación y crecimiento son alentadores, e indican lo que la mayoría de nosotros sabíamos de antemano: hay vida después del Coronavirus, y aunque lleve un tiempo volver a la normalidad, la actividad económica se recupera.

Nuestro jefe de investigación Nicholas Holt, informa desde Beijing que hay un fuerte deseo de volver al trabajo, y un consecuente incremento de los niveles de movilidad y actividad. Habrá, desde ya, un impacto económico importante, pero nuestro investigador Justin Eng remarca que el aumento de los niveles de emisión de dióxido de carbono en las principales ciudades de China, delatan un aumento de la productividad, producto de las medidas de desconfinamiento.

La actividad está creciendo otra vez. Aunque aún no han alcanzado los niveles de actividad pre-crisis, colegios, comercio, sistemas de transporte y oficinas recuperan poco a poco la acción. El sector de logística y producción, seguido de las exportaciones, también vuelven a recuperar parte del terreno perdido, por lo que la maquinaria de la economía está regularizándose gradualmente, permitiendo la retroalimentación del mercado interno, lo que eventualmente ocurrirá en el resto del planeta a medida que la pandemia remita.

Esta lenta recuperación se está dando también a nivel global, y nos enseñará a cohabitar con el virus y convivir con él hasta que se encuentre una vacuna definitiva que nos permita hablar del Coronavirus como algo del pasado. Para entonces, la economía habrá sufrido un fuerte impacto, pero no tenemos dudas de que recuperará su nivel de capacidad con relativa facilidad. De modo que a menos que haya un rebrote del virus, el resto del globo debería seguir el ejemplo de China y permitir la apertura paulatina de la economía.

El retorno a la actividad normal en China es un buen síntoma para China y sus mercados, y un indicativo preciso para saber que países como España o el resto de Europa pueden imitar esta recuperación en semanas. Para cuando China esté en condiciones de retomar sus exportaciones, el resto del mundo habrá aprendido a autoabastecerse en algunos rubros, por lo que China podría tener ciertos problemas para recuperar su cuota de mercado en ciertos países que, además, planean expandir su producción no solo en Asia, sino en Europa, América y África.

Una vez que hayamos dejado atrás la crisis del Covid 19, el nuevo escenario global podría resultar familiar, pero también, en parte, desconocido, por lo que habrá nuevos desafíos, pero también nuevas oportunidades.

Fuente: Knight Frank Intelligence Lab


  • Compartir artículo