Vistas desde La Zagaleta

Vender una propiedad en España: Los Gastos

Compartir Diana Morales | Ene 28 2013

Normalmente los gastos que debe afrontar un propietario en el momento de la venta son: comisión del agente inmobiliario, gastos de transmisión e impuestos. La comisión de agencia suele ser un porcentaje del precio de venta y puede variar según la agencia y según el precio de la propiedad. En la Costa del Sol ésta suele estar en torno al 5% del precio de venta. En la mayoría de los casos la comisión es abonada por el propietario, aunque también puede ocurrir que un comprador contrate los servicios de una agencia inmobiliaria para que efectúe la búsqueda de una propiedad y negocie la compra. En este caso la comisión será abonada por el comprador.

Los gastos que corresponden al propietario al efectuarse la transmisión de la propiedad son: notaría (se fijan según una escala) excepto por la primera copia de la escritura, que es a cargo del comprador –aunque en la práctica suelen ser pagados por el comprador- y la plusvalía municipal.. Este último es un impuesto municipal sobre el incremento del valor del terreno desde la última transmisión y si bien, en principio, es por cuenta del propietario, a menudo se pacta que el comprador se haga cargo de este impuesto sobre todo en el caso de edificaciones nuevas de un promotor. Desde el 1 de enero de 2013, es obligatorio presentar justificante del pago de la plusvalía para como requisito para inscribir la venta y nueva titularidad en el Registro de la Propiedad. Desde 2017 el método para calcular la base imponible de este impuesto se declaró nulo por el tribunal constitucional para los casos en los que se venda con pérdidas o, más recientemente, en los casos en los que vendiendo con beneficios este impuesto es superior al beneficio. Siempre recomendamos obtener asesoramiento profesional en esos casos.

Si el propietario no es residente en España está sujeto a una retención del 3% del precio de venta de la propiedad. Esta retención es a cuenta de su posible incremento de patrimonio. Este impuesto es del 19% sobre la base impositiva. La base impositiva será la diferencia entre el precio de venta y el precio de compra más todos los gastos en que haya incurrido en la compra y gastos en mejoras de la propiedad. Si la retención del 3 % es superior al impuesto que deba pagar, el propietario tiene derecho a reclamar la devolución de lo que haya abonado de más. Si, por el contrario, la retención es menor al total del impuesto, deberá abonar la diferencia a Hacienda. 3% de retención es obligatorio, aunque se venda con pérdidas y está claro que se tendrá que pedir su devolución. Esta retención no exime de la presentación del impuesto sobre la ganancia o pérdida, que se tiene que hacer en un plazo de 4 meses desde la fecha de venta.

Si el vendedor es residente fiscal ó una empresa que paga sus impuestos en España, no se practicará la retención del 3%. Y los impuestos por las ganancias patrimoniales son diferentes a los del no residente.

El vendedor deberá abonar todos los impuestos y gastos de la propiedad, tales como I.B.I, basura, gastos de comunidad si los hubiere, electricidad, agua, teléfono, etc. hasta el día en que se firma la escritura pública de venta a favor del nuevo propietario. En caso de que estos gastos no puedan ser calculados con exactitud en esa fecha, el comprador o su representante legal suelen retener del pago final una cantidad para cubrir esos posibles gastos.

No dude en contactar con DM Properties si precisa más información y siempre recomendamos acudir a un profesional cualificado para planificar la inversión desde el punto de vista legal y fiscal de acuerdo con las circunstancias personales de cada uno una vez haya encontrado la propiedad de sus sueños y antes de completar la operación.

 

Información revisada en febrero 2021

 

El contenido de esta guía tiene carácter informativo exclusivamente; está sujeto a posibles errores, omisiones ó cambios y no debe considerarse como sustituto del consejo de un profesional legal y/o fiscal. La precisión no queda garantizada.


  • Compartir artículo