Benahavís Rastro

El Rastro de Benahavís, mercadillo rural muy cerca de Marbella

Compartir Diana Morales | Ago 23 2012

Todos los que han visitado Benahavís conocen la preciosa carretera que se adentra desde la costa hacia el interior, rodeada de eucaliptos y con impresionantes vistas de las colinas y la sierra a medida que nos acercamos al frondoso desfiladero que nos lleva al valle “escondido” de Benahavís.

Benahavís Rastro

Alrededor de un kilómetro antes de entrar en este precioso desfiladero cubierto de vegetación situado entre el valle de la costa y el pequeño pueblo blanco de Benahavís, encontramos una arboleda de eucaliptos. Justo en el centro, se alza una ermita típica de pueblos y zonas de montaña.

Es en este lugar, rodeado de fabulosas vistas campestres, cielos azules y el desfiladero de Benahavis, donde se organiza en Rasto de Benahavís, un encantador mercadillo con el más puro sabor a pueblo y a tan solo unos minutos de Marbella.

Encanto rural

Hay muchos mercadillos y rastros en zonas costeras, pero muy pocos en los que disfrutar de un entorno tan pintoresco como éste. A menos de cinco kilómetros de la carretera de la costa, nos encontramos rodeados de naturaleza en estado puro a medida que vamos paseando por los puestos, rebuscando entre las colecciones de discos y CDs, a la caza de preciados objetos de colección o antigüedades y admirando artículos de artesanía local.

Los vendedores exponen artículos de lo más diverso, desde objetos de segunda mano, bisutería y complementos artesanales, ropa de diseño a precios rebajados, cerámica, bricolaje, adornos y otras curiosidades. Además cuenta con una parte dedicada a plantas y flores, hierbas aromáticas, repostería casera, alimentos frescos y productos tradicionales como aceitunas, encurtidos y frutos secos.

Por supuesto que la comida es parte del atractivo y pasear por el mercadillo respirando este aire fresco de montaña abre el apetito, así que no faltan los puestos de perritos calientes u otros aperitivos y refrescos con zonas para sentarse y reponer fuerzas mientras descansamos y disfrutamos del entorno.

El Rastro de Benahavis, los domingos por la mañana, es un sitio muy frecuentado tanto por residentes locales como turistas. Su tamaño le permite estar lleno de vida sin dejar de ser acogedor. Gracias a que se encuentra en un recinto cerrado y a la presencia habitual de castillos inflables, los padres pueden relajarse mientras que los niños disfrutan en un entorno seguro. Amplias zonas de aparcamiento y un precioso entorno rural a tan solo unos minutos de San Pedro y Marbella completan los atractivos de uno de los mejores mercadillos de fin de semana de la Costa del Sol.


  • Compartir artículo