Vivir con lo nuestro, un mensaje desde Argentina

Vivir con lo nuestro, un mensaje desde Argentina

Compartir Diana Morales | Ago 22 2012

Este es el segundo artículo de una serie que dedicaremos a comentar la situación económica actual y pronósticos sobre el futuro inmediato.

La situación que vivimos en estos momentos tiene algunos aspectos propios de un choque cultural. Durante muchos años, Occidente ha prestado dinero a países en vías de desarrollo, siendo testigo de sus dificultades por arrastrar un nivel de endeudamiento que les aplastaba como un yugo, hasta que se tomó la decisión colectiva de condonarles la deuda permitiéndoles empezar desde cero.

Vivir con lo nuestro, un mensaje desde ArgentinaAliviados de la presión del pago de intereses, por no hablar del capital de la deuda en sí mismo, muchos de estos países han pasado a tener un crecimiento económico más saneado mientras que otros – como Argentina y Rusia – salieron de unas crisis de deuda que no fueron objeto de tanta publicidad y sin embargo presentaban casi la misma dificultad que la que afrontan en la actualidad algunos países como Grecia.

La diferencia es que los países de América del Sur están acostumbrados a las turbulencias económicas y el espectro del boom económico seguido de una profunda crisis financiera es algo que llegó a ser habitual en países como Brasil y Argentina, en el momento en el que Argentina tocó fondo y se declaró en bancarrota hace ya una década.

¿Podemos los demás aprender de lo que ocurrió en Argentina? Creo que sí, no importa si estamos en Atenas, Nueva York o Marbella. Quizá no tanto la decisión de presentar suspensión de pagos y quiebra, que no funcionaría muy bien – sobre todo para Grecia – pero la crisis de 1999-2002 sí fue el catalizador que hizo que Argentina escuchase a uno de sus más grandes pensadores económicos.

Aldo Ferrer

Ignorado durante décadas, el mensaje de este gran académico de extensa trayectoria, finalmente se encontró con oídos receptivos cuando el endeudamiento excesivo se volvió en contra del país al comienzo de siglo. En esencia, el mensaje de fondo que encontramos en obras como “Vivir con lo nuestro” es muy simple: no gastes lo que no tienes.

Aldo Ferrer es el primero en subrayar que esto no es aplicable solo a los gobiernos, sino también a empresas y particulares. Puede que sacrifiquemos algún crecimiento en épocas de boom económico manteniendo el orden doméstico y cuadrando gastos con ingresos, pero al menos el crecimiento que obtengamos será real, no prestado a costa del futuro de los que vienen detrás y que tendrán que enfrentarse a ello.

Al igual que es desagradable para un particular ser víctima de los usureros, Ferrer cree que es asimismo detestable que los estados soberanos se pongan a merced de los mercados financieros internacionales. “Hasta 2000, el gobierno funcionaba en base a la subordinación a los mercados globales y deuda externa” dice Ferrer.

“Argentina perdió control de su propia realidad. El país salió de esta crisis estableciendo un control sobre su propio presupuesto, viviendo con lo nuestro, como yo sugerí.” Esto es algo que Europa haría bien en considerar a medida que intentamos salir de la situación actual e intentamos que no se repita.


  • Compartir artículo