El centro de Marbella se hace peatonal

Compartir Diana Morales | Ene 28 2013

El Ayuntamiento de Marbella está estudiando la posibilidad de crear una zona exclusivamente peatonal en pleno centro de la ciudad que supondría aproximadamente unos 600 metros lineales. A simple vista puede que no parezca una gran extensión pero sin embargo representa una parte importante de las avenidas Ricardo Soriano y Ramón y Cajal – las principales arterias del centro de Marbella.

Plano de la peatonalización de Marbellalla

El objetivo principal no es descongestionar el tráfico, ya que habitualmente fluye con bastante normalidad. La motivación que hay detrás de este proyecto es la revitalización del centro de la ciudad y su actividad comercial, cuyo dinamismo se ha visto afectado por una combinación de diversos factores, como la crisis financiera y la apertura de nuevos centros comerciales en los últimos años.

La inspiración viene de muy cerca: la malagueña Calle Larios, pieza clave del embellecimiento de la capital de la Costa del Sol, que en los últimos años además de aprovechar su bagaje histórico se ha convertido en una atractiva ciudad llena de vida e interés cultural – con una buena dosis de elegancia. Málaga es, hoy por hoy, un destino muy solicitado desde el punto de vista cultural y también como destino de cruceros, y la manera en la que esta urbe ha dado un vuelco ha sido fuente de inspiración para que en Marbella se estudie la viabilidad de iniciativas similares.

Sustituir el tráfico rodado por peatonal
Marbella CentroEl plan contempla el cierre al tráfico de vehículos de la zona menos transitada de la avenida principal de Marbella, permitiendo que la zona más activa que conecta el casco antiguo y el Paseo Marítimo siga funcionando como lo ha hecho hasta ahora. La parte oeste de Ricardo Soriano hasta donde conecta con la Milla de Oro es en la que los comercios se han visto más afectados en los últimos años, por ello los expertos de urbanismo estudian la posibilidad de peatonalizar esta zona para transformarla en un foco de actividad para todo tipo de tiendas y establecimientos de hostelería.

Un entorno más tranquilo y agradable con amplias zonas públicas y calles peatonales atraería más visitantes, especialmente si cuenta con una buena oferta de cafeterías, restaurantes y bares de tapas, esa al menos es la teoría. Otras actividades que contribuirían a dinamizar la zona serían actuaciones de música en vivo, exposiciones de arte y eventos culturales; además, el aumento de superficie útil de la calzada despertaría el interés de primeras marcas y tiendas de lujo, reactivando el potencial comercial de esta parte de Marbella.

Las perspectivas son positivas, y mientras que aún falta por definir las soluciones que se van a dar para afrontar el reto que supone redireccionar el tráfico de calles muy transitadas, un embellecimiento de tal envergadura solo puede aumentar el atractivo del centro de Marbella y su calidad de vida.


  • Compartir artículo