Primera linea de playa en Marbella

Primera línea de playa en Marbella

Compartir Pia Arrieta | Ago 14 2013

A pesar de las variadas opciones residenciales que Marbella ofrece, tales como casas de campo, fincas rústicas, primera línea de golf y viviendas urbanas; una propiedad a pie de playa constituye un sueño hecho realidad. Hay que reseñar que existen muchos tipos de viviendas junto al mar, como, por ejemplo, atractivos apartamentos, áticos de lujo y propiedades con vistas al puerto deportivo; pero lo que se considera por todos la experiencia más sublime y sofisticada es habitar una villa privada en primera línea, disfrutando una panorámica ininterrumpida de la arena, el mar y el cielo infinito.

Primera linea de playa en Marbella

Si bien la costa de Marbella no se caracteriza por ser rocosa y poseer grandes acantilados con vistas a la bahía y ensenadas, sí que presenta una relación muy estrecha e íntima con el mar, gracias a sus dunas y suaves pendientes al borde del Mediterráneo. Es cierto que España no alberga playas privadas, pero, desde estos hogares en primera línea, los propietarios pueden sentir que esa tranquila parcela de arena justo delante del jardín les pertenece.

Sin lugar a dudas, las propiedades costeras registran los precios más altos, especialmente cuando están situadas en enclaves de lujo con magníficas vistas o cerca de instalaciones exclusivas, como los clubes de playa de la Costa del Sol y sus espectaculares puertos deportivos. Algunos propietarios de villas junto al mar residen en zonas como Guadalmina Baja, Puerto Banús y Cabopino, ya que atracan sus barcos en los puertos cercanos; mientras que las mansiones más singulares en primera línea se emplazan en zonas tan particulares como Los Monteros y la famosa Milla de Oro.

Aunque abundan los clubes de playa, restaurantes, hoteles, campos de golf y toda clase de servicios, en esta ciudad reina la privacidad, en gran parte debido a las inmensas parcelas privadas, así como las áreas residenciales diseñadas a conciencia para proteger la intimidad y seguridad de sus residentes. Estas propiedades se expanden a lo largo de sus parcelas, caracterizándose por no ser construcciones elevadas, sino que, en la mayoría de los casos, se corresponden con villas de tres plantas, incluido el nivel subterráneo.

Pese a que, con frecuencia, constituyen el sector de lujo del mercado inmobiliario, la demanda de viviendas junto al mar es tal, que existe una lucha constante por conseguir las mejores ubicaciones. Este factor no solo provoca que los precios se mantengan elevados, sino que también ocasiona que muchos inversores reformen propiedades antiguas, emplazadas en lugares emblemáticos, convirtiéndolas en asombrosas villas a estrenar. En Marbella, por lo tanto, la casa de la playa no ha perdido ni un ápice de su atractivo y glamour, resultando un apreciado bien perdurable en el tiempo.


  • Compartir artículo