Marbella y sus playas

Compartir Pia Arrieta | Jul 22 2014

Marbella representa tan bien su papel como destino de golf, puertos deportivos y casas de lujo, que a veces se pasa por alto el hecho de que sus playas sean uno de sus principales atractivos. La variedad de escenarios, enclaves y ambientes playeros, ofrece toda clase de experiencias para distintas ocasiones y gustos.

Playa de Marbella

Tal vez la playa más exclusiva de todas se en encuentre en la Milla de Oro, un tramo entre Puerto Banús y Marbella que ofrece la sensación de estar en una playa privada. Aunque en España la legislación no permite la privatización de playas, desde las villas y mansiones de lujo que bordean este tramo de la tranquila costa se tiene la impresión de que esa parcela de arena les pertenece.

La gente pasea por la playa o visita los elegantes chiringuitos, mientras que otros prefieren tomar el sol desde motos acuáticas o lujosos yates. Por la noche, el escenario cambia considerablemente y los visitantes, vestidos con sus mejores galas, disfrutan en los clubes de playa como Suite del Mar, perteneciente al famoso Hotel Puente Romano, ya sea para cenar, bailar o relajarse al más puro estilo lounge cerca de la playa. La animación está garantizada con malabaristas de fuego y otros artistas, a la vez que se disfruta de las luces de Marbella desde la bahía.

Un ambiente completamente diferente se encuentra en la zona este de Marbella, donde se encuentran algunos de los mejores tramos de playa de la zona. Conocida por su arena fina, buena práctica del surf y majestuosas dunas, esta urbanización está caracterizada por sus chiringuitos de playa o restaurantes de marisco, y presume de un ambiente muy desenfadado y natural.

Por supuesto, disfrutar de la playa en Marbella y Puerto Banús sigue siendo una experiencia clásica, donde el mar es protagonista durante todo el año. En Marbella, el Paseo Marítimo es frecuentado, en cualquier época, por carritos de bebé, corredores, ciclistas y patinadores. A lo largo del paseo marítimo, desde Marbella hasta Puerto Banús e incluso más allá, se disfruta de la costa bajo la atenta mirada de las palmeras, sintiendo muy de cerca toda clase de vehículos motorizados.

Esta parte de Marbella, que abarca desde lo más turístico hasta lo más exclusivo, goza de un ambiente abierto y relajado, con la playa y el mar por un lado, y una larga lista de restaurantes, cafeterías, bares, tiendas, boutiques, heladerías, hoteles, complejos turísticos y parques, por otro lado. Los que prefieren la zona cercana al puerto deportivo, además de bares chill-out, cafeterías y discotecas, también pueden disfrutar de un elegante restaurante con vistas panorámicas perteneciente al club náutico.

Estos son sólo algunos ejemplos de las variadas opciones que las playas de Marbella ofrecen a los bañistas, paseantes y amantes de los deportes náuticos, así como a los que prefieren socializarse junto al mar.


  • Compartir artículo