Villa en Istan

Una de las mejores villas de la Costa del Sol

Compartir Diana Morales | Jun 14 2010

El día no podía ser mejor. Cielo de azul intenso, la vegetación de un verde brillante, el pantano con abundante agua y el mar al fondo. Esta fue la vista gloriosa con la que me encontré nada más entrar en esta elegante villa en Istan ese día de principios de junio. Las vistas siguen maravillándome a medida que recorro la casa y miro a través de los grandes ventanales con puertas correderas que se deslizan en el interior de las paredes.

Villa en Istan

La casa tiene una arquitectura moderna de líneas rectas y con grandes ambientes que fluyen armoniosamente y se conectan entre sí y destaca su luminosidad con paredes blancas y suelos de piedra caliza en la planta principal donde se encuentran los dos grandes salones, el comedor y la cocina y de madera de roble maciza de color claro en la planta alta donde están la gran suite principal y una suite de invitados. La zona de recepción se abre a una gran terraza semi-circular con deck de madera ideal para tomar el sol y gozar de las espectaculares vistas.

La piscina mas alejada de la casa está orientada principalmente al oeste pero recibe el sol todo el día y nadar en ella durante la puesta del sol será un auténtico placer. También lo será bañarse en el lago al que se tiene acceso a través de un trozo de terreno que forma parte de la propiedad.

El interior de la casa y su mobiliario de diseño italiano elegidos cuidadosamente por el propietario y su arquitecto contribuyen a crear un escenario magnífico de confort y calidez. Los baños con sanitarios de la colección de Philippe Starck son realmente espectaculares. La domótica regula la iluminación, la calefacción y el aire acondicionado y hasta la música en el deck de la piscina.

Y no dejo de sorprenderme por la belleza de este lugar y le doy la enhorabuena al propietario por crear una casa así en este sitio.

Si busca comprar una villa en la Costa del Sol, debe visitar esta propiedad. No dude en contactarnos para organizar una visita.

Diana Morales


  • Compartir artículo