Museo Picasso, Málaga

Compartir Diana Morales | Ene 19 2011

Puede que haya muchos museos dedicados a Picasso, desde el de Paris y Antibes hasta Berlín y Barcelona, pero el Museo Picasso de Málaga merece ser llamada ‘único’ al celebrar y exponer las obras del gran artista en su ciudad natal.

Pablo Ruiz Picasso, uno de los mejores pintores del siglo XX, nació en la emblemática Plaza de la Merced en Málaga, en el corazón de lo que ahora se conoce como el barrio antiguo de la ciudad. Conocida también por ser el sitio donde se conmemora a los mártires de la sublevación liberal de 1830, esta gran plaza rodeada de cafeterías y clásicos apartamentos andaluces es el sitio donde se crió el joven artista. En efecto, es posible visitar el pequeño apartamento donde nació en 1881, y que visitan anualmente miles de personas provenientes de todas partes del mundo.

A menos de 200 metros se encuentra el Palacio de Buenavista, una joya clásica construida en el siglo XVI y situada en lo que era entonces el Barrio Judío. La entrada, por la calle peatonal de San Agustín y a pocos pasos de la imponente catedral, es también el sitio donde Picasso acudía a la guardería. Por lo tanto el Palacio de Buenavista es el sitio más idóneo para acoger el museo Picasso. Rodeado de salones de té y tiendas, el renovado palacio no es solo un hogar ideal para la colección de Picasso si no que ofrece un ambiente sereno para disfrutarla.

Un Derecho de Nacimiento
A pesar de que pasó la mayor parte de su carrera trabajando y viviendo en Francia, es lógico que la ciudad que vio nacer a este gran artista le dedicara un museo, y en el año 2003 el proyecto se inauguró con gran expectación. La ciudad de Málaga se enorgullece de su más ilustre hijo y de finalmente tener un sitio donde sus obras puedan ser admiradas. Los miembros de la familia Picasso donaron una colección original de 155 pinturas y esculturas, un legado que se ha ido incrementando a lo largo de los años, haciendo de esta una de las más importantes colecciones de su clase en todo el mundo.

Famoso por su reinterpretación única de la proporción clásica y composición, Pablo Picasso fue un artista inmensamente influyente aun en vida, co-fundando el movimiento Cubista e influenciando la evolución del arte moderno en la primera parte del siglo 20. Se debería haber establecido un museo en el mismo sitio donde ahora se encuentra en los años 50 cuando el artista seguía con vida, pero el proyecto no vio la luz hasta que su hija, Christine Ruiz-Picasso lo puso en marcha en los años 90. Hoy en día el museo es el hogar de, seguramente, la mejor colección de los primeros años de Picasso, con trabajos experimentales y bocetos que ofrecen una mirada a los años de formación del gran artista.

Hoy en día, no hay casi ningún pintor cuyas obras consigan un mayor precio en subastas que las de este excéntrico malagueño. La excentricidad puede que sea una norma para genios creativos como Picasso y Van Gogh, pero aun el famoso holandés no llega a alcanzar las sumas astronómicas que se pagan por una auténtica obra de arte de Picasso. En una galaxia donde gente como Kandinsky, Chagal y Van Gogh consiguen cifras millonarias en Christie’s, la estrella de Picasso es la que brilla mas fuerte y causa que coleccionistas de todo el mundo se midan en astronómicas pujas en las casas de subastas. No está mal para un chico de la Plaza de la Merced.

www.museopicassomalaga.org


  • Compartir artículo