Puerto Banus

Puerto Banús: glamour en el Mediterráneo

Compartir Diana Morales | Feb 16 2011

El Mediterráneo destaca sobre otras regiones por la reputación de elegancia y glamour que otros sitios paradisíacos del Caribe o el Pacífico no tienen. Monte Carlo, St. Tropez, San Remo, Porto Cervo y Puerto Banús son nombres que evocan imágenes de refinamiento y privilegio.

A lo mejor se debe a que la zona mediterránea cuenta con una añeja tradición sin parangón, comenzando con la Grecia clásica y las villas Romanas de Capri. Desde de ese momento y pasando por el Renacimiento, el Barroco y especialmente la era del Tour Europeo, el Mediterráneo se convirtió en el lugar de referencia de los ricos y famosos y de todos aquellos que pretendían recrear el paraíso.

Puerto Banus

El siglo XIX fue testigo de la consolidación de este proceso en el que se construyeron hoteles de gran lujo en Niza, Mallorca y Málaga, así como en Biarritz y Estoril, que ofrecían un refugio con estilo para escapar del frío invernal del resto del continente. Aquí, aristócratas, políticos y empresarios de toda Europa y diferentes partes del mundo se juntaban para disfrutar del clima cálido y la comida saludable, y para mediados del siglo XX muchos de ellos llegaban en coche o hasta en jet privado a sus villas situadas sobre acantilados con vistas sobre bahías azules.

Los orígenes de Puerto Banús

Mucho después de que el turismo de masas convirtió algunas de las zonas costeras en concentraciones de bloques de apartamentos y hoteles, Puerto Banús siguió siendo una zona a la que se la relacionaba con glamour y altos niveles de vida. Estrellas de cine se codeaban con princesas y millonarios en un patio de recreos veraniego que retenía la elegante inocencia de viejos tiempos, tal era el encanto de Marbella, capaz de combinar lujo y esplendor con lo autóctono andaluz.

Gente como Deborah Kerr y Sean Connery se habían mudado aquí, siguiendo los pasos de muchos aristócratas Europeos, mientras que estrellas como Omar Sharif, Liza Minnelli, Philippe Junot y James Hunt visitaban la ciudad de forma regular. En sus primeras épocas fue tambien un lugar frecuentado Frank Sinatra y Dean Martin, asi que a medida que la reputación de la región fue aumentando y Marbella se convirtió en un destino de lujo, nació la idea de crear un complejo de lujo con una importante Marina.

El proyecto, del cual se hizo cargo José Banús, uno de los mas importantes promotores de Madrid, cobró forma a principio de los 70 cuando se diseñaron los planos para una marina de última tecnología que acompañaría un complejo de boutiques, restaurantes, cafeterías y hoteles. Propietario de un extenso terreno (la actual Nueva Andalucía) en el que planeaba dedicarse a criar ganado taurino, José Banús se convirtió en el principal defensor del proyecto que eventualmente llevaría su nombre.

Un diseño Mediterráneo

Inspirado por otros ejemplos de Francia e Italia, los promotores quisieron crear un ambiente íntimo y de elegancia que reflejara su entorno Mediterráneo. Tras una presentación por parte de Alfonso von Hohenlohe, José Banús se decidió por Marcos Sáinz y Noldi Schreck como arquitectos a cargo. Un equipo de trabajo fuera de lo común compuesto por un joven mejicano y un veterano suizo funcionó a la perfección dando como resultado una larga y fructífera relación.

En aquellos tiempos previos al AutoCAD, los diseños conceptuales se hacían a mano y eran por lo tanto mucho más ricos en forma y diversidad. Dominaban las formas suaves, lejanas a los rectángulos irregulares productos de lo programas de ordenadores de hoy en día, y sin embargo Sáinz y Schreck se tomaron el trabajo de asegurarse particularmente de que el diseño de Puerto Banús fuera un interpretación moderna de la arquitectura tradicional andaluza. Al hacerlo, combinaron una funcionalidad contemporánea con un auténtico encanto local, anclando la marina a su entorno natural y diseñando un clásico moderno en el proceso.

Puerto Banús, Marbella

Aunque algunos habían dudado del potencial comercial del proyecto, pronto se convirtió en corazón de la glamorosa Marbella, atrayendo un grupo de gente sofisticada a sus cafeterías, estilosos restaurantes y discotecas populares. La idea de que uno podía cruzarse con Sean Connery o ver a Nabila Khashoggi en una de las tiendas de diseño ayudaba a la reputación que Puerto Banús tenía de verdadero destino de la jet-set.

A parte de los apartamento de Benabola situados dentro del puerto mismo, y el complejo Gray D’Albion situado justo al lado de la entrada principal de la marina, un serie de exclusivos edificios de apartamentos y áticos aparecieron en las inmediaciones de Puerto Banús. Urbanizaciones como terrazas de Banús, Marina Banús y Jardines de Puerto ofrecen una ubicación ideal con jardines e instalaciones deportivas, en el corazón de Puerto Banús: con exquisitos restaurantes, locales de moda, tiendas de alta costura y clubs de playa a pocos pasos.

Las urbanizaciones en la periferia de Puerto Banús, como Playas del Duque, Los Granados, Playa Rocio, La Alcazaba y Andalucia del Mar, son en general mas privadas, y están caracterizadas por frondosos jardines, opulencia y vistas abiertas al mar mientras que siguen estando a un corto paseo de la marina. Adicionalmente Villa Marina es una urbanización de lujosas villas a pie de playa que ofrecen una mezcla seductora de espacio y privacidad a corta distancia del puerto.

Una nueva era

Después de unos bulliciosos años donde fue el sitio preferido de las mujeres de millonarios, futbolistas y turistas también, el Puerto ahora parece hacer esfuerzos por recuperar la gloria de otros tiempos, adoptando algunas de sus tradiciones a la vez que haciendo ambiciosos planes para el siglo 21. Buenos restaurantes, tiendas de diseño y locales nocturnos de moda todavía hacen de Banus el sitio donde dejarse ver, y los barcos de lujo, los vestidos de alta costura y coches deportivos confirman que la empresa se logra con éxito.


  • Compartir artículo