El Mercado Inmobiliario de La Costa del Sol está Madurando

Compartir Diana Morales | Feb 22 2007

A lo largo de su evolución desde un lugar soñoliento y apartado hasta convertirse en una de las principales zonas turísticas, la Costa del Sol ha atravesado momentos buenos y malos, siguiendo los ciclos de fortuna y recesión en una sucesión de altibajos.  Cuando el último de los ‘booms’ inmobiliarios que afectaron la zona llego a su fin hace un año o dos, muchos temieron una recesión igualmente intensa.  El hecho de que no se hayan materializado estos miedos es indicio de que esta parte de España ha llegado a un nivel de madurez económica que la hace más resistente a los altos y bajos del pasado.  ¿Que quiere decir esto para compradores y propietarios?

Mayor estabilidad

Un mayor grado de madurez significa que el mercado es más estable, y por lo tanto más seguro que antes. El grado de diversidad económica- al que contribuyen mayoritariamente residentes extranjeros- y la escala del mercado inmobiliario son tales que tienden a equilibrar los efectos del ‘boom and bust’ ((crecimiento rápido y caída brusca) que durante tanto tiempo caracterizaron el desarrollo económico en esta zona. Esto quiero decir, que usted podrá comprar una propiedad en la Costa del Sol con mayor tranquilidad, sabiendo que las posibilidades de que caigan los precios de manera pronunciada como ocurrió a principios de los noventa, son pocos probables.

Mayor valor

De momento, la rápida subida de los precios inmobiliarios que crearon ganancias sobre la inversión de hasta 30 y 40 por ciento quedó atrás. La Costa del Sol siguió siendo popular entre inversores y especuladores aún después de que la demanda de propiedades empezó a decaer en el 2002, a consecuencia de la disminución de la compra de viviendas ‘sobre plano’ que dependían más de una inversión especulativa que del deseo de adueñarse de la propiedad. En otras palabras, la compra y venta de propiedades ‘sobre plano’ se convirtió en una forma de comercio de inversiones, parecida a la bolsa de valores. Pero, las autoridades Españolas limitaron el “pase” de este tipo de propiedades- y por lo tanto evitaron que se produjera una recesión en un mercado listo para ello.

El mercado de ahora es uno dirigido más al usuario final o permanente, donde la especulación ha dejado de ser la principal razón para comprar propiedades en la Costa del Sol. Los precios se han nivelado a consecuencia del enfriamiento del tipo de mercado anterior. Son malas noticias para los inversores a corto plazo: su interés ha pasado del sur de España a mercados emergentes como Bulgaria, Dubai, Marruecos y Brasil- pero son buenas noticias para aquellos que buscan propiedades de calidad en Marbella y sus alrededores. Con precios nivelados y, es más, cayendo en sectores como los de apartamentos de dos dormitorios debido al creciente numero de ellos puestos en venta, la Costa del Sol es, por primera vez en años y una vez mas, un mercado de compradores.

Aquellos que estén buscando comprar una propiedad no solo encontrarán agentes inmobiliarios y abogados más atentos (simplemente tienen mas tiempo), sino que podrán encontrar mejores ofertas que en los años del “boom” inmobiliario. Esto se ve reflejado en el hecho de que las re-ventas han reemplazado, una vez más, a las propiedades nuevas o proyectos ‘sobre’ plano’, y por lo tanto, inversores y especuladores están siendo sustituidos por clientes que buscan una segunda casa o por aquellos que desean radicarse en la Costa del Sol. El mercado puede que se haya calmado un poco, y las estrictas medidas tomadas por el Gobierno para poner fin a promotores y urbanistas fraudulentos puede que hayan producido pánico y mala prensa, pero para aquellos atraídos por el clima, la belleza, el estilo de vida, las facilidades y oportunidades laborales, las propiedades de calidad y, por supuesto, la seguridad que ofrece la Costa del Sol, sus virtudes tan conocidas y su proximidad al Norte de Europa se mantienen tan fuertes como siempre.

Para estos usuarios más permanentes, Marbella, y su alrededores, es todavía uno de los destinos más hermosos y seguros, especialmente cuando de ello depende el mudarse al extranjero. Para ellos, el factor decisivo es el mayor valor de las propiedades en Marbella, que asegura una buena compra y una inversión sólida a largo plazo. Al atraer solo a los inversores mas genuinos, la mayor parte de los especuladores de la Costa del Sol se han marchado a Marruecos, Bulgaria ó las islas de Cabo Verde, países que a su vez no atraen a los inversores no especulativos. El mercado, por lo tanto, se ha convertido en uno ‘auto-selectivo’, y en una zona con tantos hogares hermosos, no sorprende que la parte mas selecta del mercado se mantenga firme.

Por Michel Cruz, para Diana Morales Properties, Derecho de autor febrero 2007


  • Compartir artículo