Brotes verdes en España

Los “brotes verdes” de la economía española

Compartir Pia Arrieta | Sep 2 2013

Tras unos años de tinieblas que han seguido a la crisis financiera internacional y el colapso del mercado inmobiliario nacional en España, la economía del país puede que por fin esté saliendo poco a poco de la recesión y en camino al crecimiento.

Brotes verdes en España

Es comprensible que el crecimiento sea lento al principio, pero será un punto de inflexión que podría marcar el momento decisivo en el que realmente comience la recuperación del país.

Muchos de los expertos que apuntan una tendencia positiva son dirigentes del Partido Popular (actualmente en el poder), como el ministro de Economía, Luis de Guindos, que recientemente declaró al finalizar uno de sus encuentros con responsables de finanzas en Berlín que “España está saliendo de la recesión”. También apuntó que España está haciendo mucho más para rebajar su déficit que cualquier otro país ha hecho en los últimos diez años.

Tales afirmaciones están generando comentarios cínicos por parte de los muchos críticos del gobierno, mientras que sin duda hay una motivación política para subrayar algunas noticias positivas, las cifras facilitadas por el Banco de España parecen indicar que ya ha pasado lo peor. El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, espera que se registre un (lento) crecimiento en el tercer trimestre del año, un mensaje que igualmente apoya el ministro de Hacienda.

Factores de apoyo a la recuperación

Los factores que mueven la economía han estado acumulándose lentamente. Se ha hablado mucho y repetitivamente sobre la caída del mercado inmobiliario a nivel nacional, el sector de la construcción, los males de la banca y la caída en los índices de consumo y producción industrial, pero mientras tanto ha habido sectores cuyo éxito ahora está produciendo brotes verdes del crecimiento económico.

La fuerte recuperación del sector turístico, la notable actuación del sector agrícola – sobre todo en las exportaciones de productos específicos, y el reajuste positivo de muchas de las primeras empresas de España que han traspasado las fronteras del mercado nacional al internacional, han estimulado el crecimiento ayudando a equilibrar la balanza de pagos. Todo esto ha facilitado que nuestro país pase de estar encerrado en sí mismo a participar más activamente en la escena internacional.

Cuando a la combinación anterior añadimos multinacionales de gran éxito como el grupo Inditex, Porcelanosa y Movistar, vemos claramente de dónde vienen los estímulos del crecimiento. El protagonismo de España en el sector de las energías renovables, sus intereses en las economías de países latinoamericanos y también últimamente una ligera pero significativa reanudación de la actividad en el sector de la construcción, son factores que se suman para cobrar el impulso necesario que se traduce en crecimiento.

Si España puede pasar a una etapa de crecimiento modesto en la segunda mitad del año en curso y, más importante aún, si ese crecimiento puede ser sostenido hasta 2014 y más adelante, entonces realmente habremos pasado página. Las cifras de paro empezarán a reducirse – muy lentamente, debido a la estructura propia del mercado laboral – aumentarán los ingresos públicos, lo que conlleva un descenso del déficit, y la volverá la confianza a los mercados. El siguiente paso sería que los bancos, que poco a poco se han recapitalizado y reforzado, comenzasen a conceder préstamos de nuevo, y todo ello nos podría llevar a una recuperación económica significativa en los próximos dos años.


  • Compartir artículo