Marbella amplía su clientela

Compartir Pia Arrieta | Feb 3 2014

Aquellos que tengan experiencia en el sector, saben que el mercado inmobiliario de lujo en Marbella ha estado dominado tradicionalmente por compradores españoles y británicos, y en menor medida por holandeses, alemanes y escandinavos. Sin embargo recientemente los expertos han podido constatar que los inversores inmobiliarios en esta soleada parte del planeta representan cada vez un abanico más amplio de nacionalidades, y ha habido mayor interés por parte de compradores internacionales procedentes de mercados hasta ahora inexplorados.

Mercado Inmobiliario de Marbella y su clientela internacional

Con objeto de comprender este cambio de tendencias con mayor claridad, debemos remontarnos a la década de los 70 y 80 cuando importantes inversores árabes se unieron a la jet-set española y europea en la compra de grandes propiedades y fincas en las mejores zonas de Marbella.

Inspirados quizá por el ya fallecido Rey Fahd de Arabia Saudí (quien, junto con su séquito, podían llegar a gastar hasta cinco millones de euros al día y edificaron un enorme palacio en la famosa Milla de Oro), eran los tiempos cuando se construyeron muchas de las mansiones originales de Marbella, gracias a la afluencia de rostros famosos, realeza y grandes empresarios. A continuación de los años dorados de Marbella, hubo un breve paréntesis de popularidad pero con la llegada de los 90 la zona volvió a su apogeo, con una larga lista de compradores encabezada por los alemanes y seguidos de británicos, irlandeses y holandeses. No es de sorprender que los ciudadanos alemanes, con su innata habilidad para la ingeniería, y también holandeses y escandinavos, tuvieran un papel fundamental en la implantación en la Costa del Sol de muchas técnicas de vanguardia en la construcción, tales como la impermeabilización y aislamiento.

Fue también en esa época cuando los rusos empezaron a comprar en Marbella, aunque no en los números que vemos hoy en día. Podemos afirmar que la zona se ha convertido en una de las favoritas para la comunidad rusa, que han construido propiedades importantes en algunas de las mejores ubicaciones. Actualmente representan una comunidad bien establecida, con sus propios periódicos, tiendas, emisoras de radio, iglesia Ortodoxa y grupos sociales, como Luks Marbella.

Los escandinavos, y los noruegos en particular, constituyeron un importante grupo de inversores durante la crisis financiera, atraídos por la gran diferencia de precio existente entre España y los países nórdicos, y por supuesto por el estilo de vida y el sol de nuestra zona. Continúan siendo un sector fuerte, al que recientemente se ha unido el interés renovado de mercados tradicionales como Reino Unido, Holanda y Alemania, así como un aumento de las ventas a ciudadanos franceses y belgas.
En este escenario asistimos a la apertura de un nuevo mercado mucho más global e incluso con un cierto toque exótico. El mercado inmobiliario de lujo hoy en día es cada vez más global en su naturaleza, un proceso que se ve reforzado por el alcance de internet y el rápido crecimiento de las economías emergentes de Europa del Este, Marruecos, Latinoamérica y Asia (China sobre todo). Estimulado en parte por la nueva Ley de apoyo a los emprendedores, que incluye la concesión de permiso de residencia por compra de una propiedad de 500.000 euros, y el clima favorable para la inversión que se respira en Marbella, los compradores e inversores de estos países están empezando a descubrir nuestra zona.

Parece que este rincón cosmopolita de Europa está a punto de serlo aún más, añadiendo otra dimensión al marketing y la presentación de Marbella, su estilo de vida y el sector inmobiliario de lujo. Aunque se encuentra en sus comienzos, este nuevo mercado global tiene todo el potencial para convertirse en una fuente importante de crecimiento para el futuro.


  • Compartir artículo