El euro en el mercado inmobiliario de Marbella

Compartir Pia Arrieta | Abr 30 2015

La introducción del euro como moneda común europea en 2002 simplificó en gran medida el sector económico y comercial del viejo continente. Anteriormente, Europa contaba con una larga lista de monedas individuales en cada nación, pero esta situación de confusión de las tasas de conversión de una moneda a otra fue reemplazada de un plumazo por la zona euro.

El euro en el mercado inmobiliario de Marbella

El euro, un poco denostado desde el inicio de la crisis financiera, que ha afectado en gran medida a las otras partes desarrolladas del mundo, creó una zona de moneda única sin necesidad de hacer conversiones de divisas. Esto no solo facilitó el flujo de fondos, personas, negocios y la inversión entre los Estados miembros, como España, Alemania y Países Bajos, sino que también ahorró a todos los involucrados grandes sumas de dinero.

Las numerosas monedas que albergábamos en Europa, de repente se redujeron a unas cuantas; en concreto, la libra esterlina, el franco suizo y la corona noruega, sueca y danesa. La mayoría del tráfico se centra ahora en los cambios de estas monedas, además del euro, dólar, yen y el rublo ruso. Los compradores alemanes, holandeses o franceses de propiedades en España no deben preocuparse más por las fluctuaciones monetarias, y pueden comparar los precios de manera individual.

Las fluctuaciones monetarias

Las fluctuaciones de bienes aún siguen afectando, principalmente, a los compradores escandinavos, suizos, rusos y árabes. Mientras este mercado se vio afectado durante mucho tiempo por la estabilidad que siguió a la llamada crisis del euro de 2011-2012, los acontecimientos recientes han demostrado que la moneda todavía puede tener un potente efecto sobre el mercado inmobiliario.

En definitiva, hablamos de la devaluación del euro frente a otras monedas importantes, como la libra, el dólar y el franco suizo a principios de este año. Se observó una caída de la moneda paneuropea del 1,15 frente al 1,35 de la libra en el momento de redactar este artículo, y mientras que el desarrollo favorece la competitividad de los exportadores de la zona euro, su impacto en el sector inmobiliario y turístico, especialmente en lugares como Marbella y la Costa del Sol, solo puede ser positivo.

De repente, los compradores e inversores del Reino Unido, los países escandinavos y Suiza encontraron que su poder adquisitivo había aumentado en un 17%. En otras palabras, alguien que buscaba una propiedad de hasta 1.000.000 € podía permitirse de repente 170.000 € más. Junto con las economías que evolucionan bien, este hecho refleja que podemos esperar un resurgimiento más fuerte de los mercados británicos y escandinavos. Se espera que 2015 sea el año del comprador británico.

A ello se añade que los compradores e inversores que utilizan dólares, como los compradores árabes, rusos, asiáticos y, por supuesto, estadounidenses, están experimentando un aumento en las propiedades en Marbella, lo que provoca que las últimas fluctuaciones convierten al mercado inmobiliario de esta zona en más atractivo, sin afectar a los compradores desde dentro de la propia zona euro. En Marbella, los últimos cambios de divisas han representado un buen ejemplo de situación beneficiosa que ayudará a impulsar aún más el crecimiento.


  • Compartir artículo