Construyendo hogares ecológicos

Compartir Diana Morales | Mar 28 2012

Desde el principio de los tiempos, o al menos desde que el hombre empezó a construir su propio hogar, cada era ha estado marcada por un estilo arquitectónico propio. A veces el aspecto cambiante de los edificios que vemos a nuestro alrededor se debe a una innovación tecnológica y a veces simplemente responde a un recurso estilístico que marca la tendencia de moda.

Construyendo hogares ecológicos

En la actualidad, el diseño de las casas está siendo dictado por la preocupación por el medioambiente, con resultados sorprendentes en algunos casos, en los que vemos diseñadores de todas las partes del mundo construyendo hogares con materiales que, de otro modo, hubieran acabado en un vertedero. Esta es la arquitectura ecológica llevada a sus extremos, pero en los tiempos que corren no son solo los activistas medioambientales los que están diseñando sus casas con la idea de reducir su huella ecológica.

A muchos les seduce la idea, no necesariamente por hacer gala de sus credenciales ecológicas, pero por la posibilidad de ahorrar dinero. En la actualidad existen muchos productos y materiales en el mercado que pueden aumentar considerablemente la eficiencia energética de un hogar y reducir el consumo de agua, calefacción y electricidad.

Los aerogeneradores se han convertido en parte habitual del paisaje en casi toda Europa. Estos descendientes futuristas de los molinos de Don Quijote recogen la energía del viento y contribuyen al suministro eléctrico de la red local, pero hoy en día las turbinas eólicas domésticas también están ganando adeptos, ayudando a reducir el consumo eléctrico de una casa proporcionando energía a nuestros propios electrodomésticos.

Asimismo deberíamos utilizar los tejados para algo más que protegernos de las inclemencias del tiempo; los paneles solares acumulan energía directamente del sol para calentar el agua que podemos utilizar para lavar ó como parte del sistema de calefacción de la casa, mientras que las células fotovoltaicas transforman los fotones en energía eléctrica. En España, este tipo de calefacción es especialmente eficaz, gracias a las bondades del clima, y desde hace algunos años, cualquier propiedad de nueva construcción debe cumplir con la normativa de incorporar paneles solares como parte de sus instalaciones.

Construyendo hogares ecológicos

También podemos conseguir un ahorro en la factura de la luz simplemente con asegurarnos de que nuestra casa está bien aislada. Los dos puntos críticos que debemos revisar son la buhardilla y el aislamiento de las cámaras internas de las paredes, y no hay mejor momento para llevarlo a cabo que durante la construcción de la vivienda. Esta medida por si sola puede ser extremadamente útil para asegurar una climatización eficaz.

Las ventanas son otro punto débil en potencia, pues permiten la entrada de calor excesivo durante el verano de la misma forma que lo dejan escapar en invierno. Hace años que el doble acristalamiento está considerado como una necesidad, pero hoy en día no es raro observar la utilización de triple acristalamiento en las construcciones más recientes. Esta capa adicional aumenta el efecto barrera para protegernos de los elementos con mayor eficacia.

La terminología actual ha dejado anticuadas expresiones tales como “calefacción” y “aire acondicionado” dejando paso al concepto de climatización, que no solo es mucho más eficiente desde el punto de vista energético sino también mucho más agradable para sus usuarios.

Mientras que es posible adecuar viviendas antiguas para ser más eficientes energéticamente sustituyendo las instalaciones necesarias, el reto de construir un hogar con menor huella ecológica ha desatado una ola de creatividad técnica hasta ahora nunca vista.

Hay empresas que pueden ayudarnos a diseñar un hogar que tenga un efecto muy positivo sobre el planeta, con expertos que nos asesoren para hacernos con las últimas novedades en tecnología verde con el objetivo de que nuestra casa ofrezca todo el confort, estilo y funcionalidad de antaño mientras que ahorramos dinero y contribuimos a mejorar el medio ambiente.


  • Compartir artículo