Informe Knight Frank: El flujo de las inversiones internacionales

Informe Knight Frank: El flujo de las inversiones internacionales

Compartir Pia Arrieta | Sep 12 2018

Knight Frank es una de las fuentes internacionales de información y know-how más prestigiosas acerca del mercado global de propiedades y los campos relacionados, debido al tiempo que le dedica a la investigación y el estudio en detalle del sector. El informe reciente analiza el flujo de capitales a nivel internacional, y explica las razones que llevan a determinados países a atraer más capitales que otros.

Informe Knight Frank: El flujo de las inversiones internacionales

Mientras que Norteamérica sigue liderando el ranking de inversiones -la mayor parte de éstas proviene de capitales internos- Europa también ocupa un ranking de privilegio, aunque no solo se nutre de inversores continentales, sino que gran parte de este flujo proviene de Asia y de Norteamérica. Los capitales internos en Europa alcanzaron la cifra de 65 billones de dólares en el 2017, pero el rol de las inversiones asiáticas en particular, crece de forma continua en la escala global.

Eventualmente, otras regiones del globo son susceptibles de atraer capitales, pero la inestabilidad política en gran parte de los países emergentes, aseguran a Europa y Norteamérica como principales focos de interés para los inversores. En otras palabras, siguen liderando el ranking como zonas más propicias para invertir de cara a los grandes fondos.

Esto que acabamos de mencionar se ve particularmente en el sector inmobiliaria, una de las formas principales de inversión, en la que los promotores provenientes de Asia, Norteamérica y Europa, tanto privados como institucionales, buscan diversificar sus inversiones en diferentes países y con diferentes tipos de propiedades. En áreas como Reino Unido o USA, las principales inversiones están orientadas a espacios de oficinas y zonas residenciales de lujo, mientras que en el continente europeo la actividad inmobiliaria se centra más en resorts y residencial.

Las inversiones extranjeras han crecido un 80% en los últimos cinco años, y las intercontinentales han crecido a un ritmo aún mayor, lo que demuestra que estamos ante un mercado global en crecimiento, aunque es claro que algunos países simplemente atraen un mayor flujo de inversiones que otros, y las diferencias entre estos países no siempre son tan obvias. Reino Unido siempre ha sido un foco de interés para los inversores, con un especial énfasis en la zona central de Londres.

A pesar de que es un mercado mediano con un nivel de crecimiento promedio, la gente invierte en Reino Unido no solo por la rentabilidad que produzca dicha inversión, sino porque adquiere un activo de prestigio, en un país políticamente estable y con un marco legal consistente, y excelentes relaciones internacionales a su vez que amistoso en términos de impuestos. Estos son los motivos que han convertido a la ciudad británica en un destino ideal para aquellos que quieren asegurar sus inversiones. Hoy, Londres es un sitio agradable en el que la gente adinerada puede vivir y trabajar.

Estos factores, en una medida similar, también se aplican a países como Estados Unidos, Australia, Alemania, Francia o España, mientras que Mónaco y Suiza han sido siempre recurrentes focos de atracción de capitales debido a sus regímenes fiscales, que están bajo asedio últimamente. Los países emergentes suelen tener grandes poblaciones y un crecimiento promedio superior al de las economías primermundistas, por lo tanto también suelen ser de interés para los grandes inversores, pero la volatilidad de sus mercados hace que se deban tomar ciertas precauciones, por lo que la diversificación de las inversiones suele ser el mejor consejo.

España ha tomado un fuerte protagonismo en la atracción de capitales extranjeros, particularmente aquellos provenientes de Europa, América, Oriente Medio y China, quienes focalizaron sus inversiones en las principales ciudades y en la zona costera, en donde han adquirido activos en el sector inmobiliario residencial, comercial, industrial, resorts, actuando de igual modo como promotores o consumidores finales. El país ibérico tiene una rara cualidad puesto que ofrece una economía estable, es un mercado seguro en un área soleada, y cuenta con el apoyo de las estructuras de la Unión Europea para fortalecer su ya sólida tradición con los inversores extranjeros. Esto se traduce en un alto nivel de transparencia y seguridad, que junto a las altas tasas de interés que reditúa el sector inmobiliario, hacen de España -y Marbella en particular- uno de los sitios más atractivos de Europa para los inversores extranjeros.

Puede leer el informe completo de Knight Frank (en inglés) aquí:


  • Compartir artículo