La Heredia: una joya de Andalucía

Compartir Diana Morales | Mar 5 2012

Ubicada en el pliegue de una colina entre el pueblo de San Pedro Alcántara y las estribaciones de la Serranía de Ronda, La Heredia es una réplica de un típico pueblo blanco andaluz. Desde allí podemos divisar campos de golf y el mar Mediterráneo mientras nuestra mirada recorre la costa y percibimos los perfiles inconfundibles de Gibraltar y el norte de África. La Heredia se encuentra a sólo diez minutos de Marbella y Puerto Banús.

Si a eso le añadimos las calles limpias y carentes de tráfico, la bonita plaza con bares y cafés en la entrada de la urbanización y el juego maravilloso de los suaves colores de sus casas sobre un fondo de color verde de sus plantas y el azul del cielo, se entiende claramente porque se ha idealizado a este pequeño “pueblo”.

La idea original fue del diseñador español Jaime Parladé y de su hermano Francisco. La Heredia es un conjunto de apartamentos, adosados y villas de diferentes tamaños y formas que recrea el ambiente de un pueblo mediterráneo.

A pesar de que sus casas están juntas unas con otras, se ha logrado una cohesión arquitectónica y estructural y un ambiente de comunidad como si fuera un pueblo real, al tiempo que su refinado diseño y atención a los detalles han permitido también mantener la privacidad, el espacio y la elegancia. Construida sobre una protegida ladera en forma de anfiteatro, La Heredia goza de las magníficas vistas que se despliegan por debajo, a lo largo de los fairways y las zonas residenciales hasta alcanzar las playas y el litoral de la Costa del Sol.

Fuera de la visión pero muy cerca se encuentran Puerto Banús y Marbella y no tiene porque ser un día especialmente claro para apreciar las impresionantes vistas de Gibraltar y la costa del norte de África. En las cercanías de La Heredia se encuentran urbanizaciones exclusivas como La Zagaleta y El Madroñal con sus grandes mansiones. Sin embargo, aquellos que eligen La Heredia son más propensos a apreciar también La Virginia, con la que tiene similitudes y se encuentra en la Milla de Oro de Marbella.

La Heredia comenzó su desarrolló en la década de 1980 pero el terreno y el proyecto fueron posteriormente absorbidos por el grupo holandés de La Perla que añadió muchas mejoras y ayudó a establecer una diversidad de habitantes que ahora incluye a personas de los Países Bajos, Alemania, Escandinavia, Reino Unido, Francia, EE.UU. y diferentes partes de España. Como corresponde a un pueblo, La Heredia también tiene un pequeño «centro» que cuenta con un restaurante, cafetería, panadería, carnicería y un pequeño supermercado gourmet. Es este sentido de cohesión, junto con el encanto de sus casas en un auténtico estilo de pueblo andaluz, lo que diferencia a La Heredia de muchas otras urbanizaciones de edificios y apartamentos modernos de la Costa del Sol.


  • Compartir artículo