Embalse de la Concepción Marbella

La Concepción, la reserva de agua de Marbella

Compartir Diana Morales | Nov 26 2012

Cuando pensamos en Marbella, nuestra mente evoca las playas soleadas de la Costa del Sol, calles flanqueadas por palmeras, campos de golf y las montañas que se adentran hacia los pueblos del interior; pero un lago, embalse o pantano no suele formar parte de la imagen que visualizamos junto con los puertos deportivos, chiringuitos, hoteles de 5 estrellas y casas de lujo.

Embalse de la Concepción Marbella

Aun así, Marbella cuenta con interesantes paisajes en torno a estas reservas de agua, desde pequeños lagos que nos sorprenden por su ubicación en zonas residenciales hasta la mayor de ellas, el embalse de La Concepción.

Situado unos kilómetros al noreste de Puerto Banús, cerca del punto donde la autovía que rodea Marbella desaparece bajo un túnel, este embalse artificial se extiende al norte hacia el pueblo de Istán. Construido para almacenar las aguas del cauce del Río Verde, el embalse mide cinco kilómetros de largo y abarca una extensión de 2,14 km2, creando un paisaje de singular belleza flanqueado por colinas cubiertas de pinos y adornado por vistas de la Serranía de Ronda.

Las colinas y montañas de Sierra Bermeja, con sus más de mil metros de altura a medida que se aproximan a la ciudad de Ronda, son el telón de fondo de este enclave. Gracias a su ubicación al noroeste de La Concha – la emblemática montaña de Marbella – en el embalse se percibe la sensación de estar en un paraje remoto en medio de la naturaleza a cielo abierto, y sin embargo nos encontramos a menos de cuatro kilómetros de la playa.

Alimentado por los cauces del Río Verde, Guadalmina, Guadaiza y Guadalmansa, la función primordial de la presa es suministrar agua no solo a Marbella sino a casi todos los municipios de la Costa del Sol. Además de esta labor, también se ha convertido en un patrimonio de enorme importancia medioambiental y un paraíso para diversas especies de peces (entre ellos el bagre y la trucha arcoiris), aves, anfibios, tortugas y nutrias. No debe sorprendernos que la pesca sea una actividad popular entre algunos asiduos a este lugar, mientras que otros prefieren disfrutar de toda la belleza natural,y avistar águilas planeando en el cielo o cabras montesas en las laderas de la montaña, recorriendo el pantano en una de las rutas en canoa con las que se puede explorar este bonito embalse de orillas zigzagueantes.

Cerrado al tráfico rodado, es un oasis de tranquilidad, espacio y belleza natural a tan solo unos minutos de Marbella, Puerto Banús y el Valle del Golf – lo que sin duda hace que sea aún más preciado.


  • Compartir artículo