El Triángulo de oro: Marbella, Benahavís y Estepona

Compartir Pia Arrieta | Nov 17 2014

En términos turísticos se habla de la Costa del Sol como una región que se extiende desde Sotogrande, en la zona oeste, hasta Nerja, en la zona este, pasando por la ciudad de Málaga. No obstante, en términos inmobiliarios se da por sentado que las propiedades de lujo, los servicios y el estilo de vida que atraen a muchos inversores importantes se ​​centran en el área que abarca Marbella, como centro neurálgico, y se extienden hasta Benahavís y Estepona.

Vista Panorámica de la Costa del Sol

Este triángulo alberga algunas de las mejores zonas del sector inmobiliario de lujo, no solo en la Costa del Sol, sino en toda Europa. Cuando a menudo tendemos a hablar de Marbella, también se incluyen algunas áreas de Estepona y la mayor parte de Benahavís. Esta última añade sus propios nombres asociados a la exclusividad, tales como El Madroñal, La Zagaleta y La Reserva de Alcuzcuz, sumándose a los prestigiosos distritos de Marbella como la Milla de Oro, Sierra Blanca y Los Monteros.

Cada una de las tres áreas ofrece un ambiente, estilo de vida y oferta inmobiliaria distinta que abarca desde las zonas glamourosas junto a la playa de Marbella hasta las zonas de campo de Benahavís, pasando por algunas zonas selectas de playa de Estepona, como la Nueva Milla de Oro. En conjunto, este triángulo abarca playa, montaña y valle, lo que lo convierte en uno de los destinos de lujo más demandados de Europa y del mundo.

Una marca sólida

Conocido como “El Triángulo de Oro”, este lujoso enclave en la costa suroeste del Mediterráneo está asociado con el lujo, la exclusividad, el glamour y el privilegio que aporta su clima, ambiente y estilo de vida. Las propiedades de la zona guardan consonancia con tales características, y todos estos elementos juntos contribuyen a crear una sensación de encanto que la ha convertido desde hace mucho tiempo en una de las marcas de lujo más exitosas de España.

Las autoridades locales, como los Ayuntamientos de Marbella, Benahavís y Estepona, el Patronato de Turismo y la Diputación de Málaga, aprovechan el fuerte atractivo del Triángulo de Oro asociado con el lujo y la calidad para convertirlo en una marca reconocida internacionalmente. En un mundo impulsado por la identificación de marca, la estrategia a seguir es acercar el atractivo de Marbella y sus alrededores a un público cada vez mayor de rusos y asiáticos acaudalados.

Ahora que la actividad de la construcción se ha reanudado en la región, el plan de marketing no solo incluye campañas de promoción en todo el mundo, sino que también tiene como objetivo presentar el Triángulo de Oro como un lugar seguro, consolidado y próspero para los negocios que resulta ideal como inversión. En otras palabras, las autoridades quieren mostrar al mundo que Marbella ha limpiado su imagen y que el desarrollo futuro se producirá en una línea de gestión basada en la sensatez y la transparencia diseñada para aumentar el crecimiento sin dañar su atractivo intrínseco.

Como una marca de calidad, el Triángulo de Oro presume de contar con un paisaje, unas propiedades y unos servicios impresionantes. Si se gestiona bien, este rincón idílico de Europa continuará ampliando su valor de marca y seguirá identificándose como uno de los mejores del mundo.


  • Compartir artículo