Se duplica la inversión inmobiliaria extranjera en España

Compartir Pia Arrieta | Ene 9 2015

Suena a titular que quiere acaparar todas las miradas, pero es totalmente cierto que en los últimos cinco años la inversión extranjera en el sector inmobiliario español se ha duplicado.

Se duplica la inversión inmobiliaria extranjera en España

La inversión extranjera en propiedades españolas, tanto por aportaciones privadas o de instituciones, ha continuado ganando terreno desde 2009, cuando se situó en 3500 millones de euros.

El mercado inmobiliario español, caracterizado por sus submercados definidos, está cambiando de manera uniforme en todo el país. Estos submercados van desde las principales ciudades hasta las regiones costeras de lujo, como las Islas Baleares y la Costa del Sol, así como otras zonas. El hecho de que la inversión extranjera en España alcanzara más de 6,5 mil millones de euros en el año 2013 se debe en gran parte a la fuerte demanda de terrenos, villas y apartamentos, así como oportunidades inmobiliarias.

El proceso está todavía en fase de aceleración, con precios y condiciones atractivas, tanto para compradores de viviendas privados como grandes inversores, y préstamos hipotecarios que van reapareciendo también de forma gradual. Este año, se espera que la cifra llegue a 7000 millones de euros, lo que supone un incremento del 15% respecto al año anterior y se prevé un crecimiento similar para el año 2015.

Mientras que el sector privado todavía se centra en los compradores que no requieren financiación, procedentes de zonas como Escandinavia, Rusia, islas británicas y los países de Oriente Medio; los inversores chinos y estadounidenses están particularmente interesados en propiedades inmobiliarias comerciales en las grandes ciudades. Los inversores procedentes de toda Europa y de los de E.E.U.U. están mostrando un verdadero interés por proyectos en zonas como Marbella. Los estadounidenses han regresado a nuestra zona, y además de la adquisición de Sotogrande S.L. por la empresa Cerberus, con sede en Estados Unidos, también se han involucrado en la adquisición de terrenos, la compra y promoción de complejos de apartamentos e incluso la absorción de una gran parte de acciones bancarias en las distintas costas.

Este aumento de la demanda internacional de propiedades inmobiliarias españolas, especialmente en zonas destacadas, no solo muestra una fuerte recuperación del mercado inmobiliario, sino que también indica confianza en su potencial crecimiento futuro. La estabilidad del sector financiero, el crecimiento de la economía nacional, el auge de la industria turística y los primeros signos de actividad en el sector de la construcción, apuntan a un ciclo positivo, un ascenso cuyas laderas ya hemos empezado a escalar, lo que significa que nos encontramos en un momento muy interesante para los compradores de viviendas e inversores inmobiliarios en zonas como Marbella.


  • Compartir artículo